spacer
Pacientes
Rodilla
       
Iberica
Profesionales
Pacientes
Cadera   
Rodilla   
Hombro   
Stryker en España
Inversores
Acerca de Stryker
Trabaja con nosotros
Contacto
Product Experience
ABG II Modular-Neck Stem


Inicio >> Pacientes >> Rodilla >> Prótesis de Rodilla



Prótesis de Rodilla

¿Qué es la sustitución protésica de la rodilla?

Es una intervención en la que se sustituye la rodilla por un componente protésico de metal y plástico. La parte inferior del fémur y la parte superior de la tibia, que forman la rodilla, se extraen a través de una incisión realizada en la parte anterior de la rodilla, y se sustituyen por un componente metálico en la parte inferior del fémur y un componente de plástico y metal en la parte superior de la tibia.

Se puede sustituir también la rótula.

La operación tiene como finalidad disminuir el dolor, pero además puede aumentar la movilidad de la rodilla. El cirujano le puede aconsejar esta intervención si los dolores de la rodilla no pueden controlarse de ninguna otra forma.

La operación dura aproximadamente una hora y el paciente permanece en el hospital unos 5-10 días. La intervención se realiza a través de una incisión en la cara anterior de la rodilla de unos 25-30 cm. Los puntos o las grapas se retiran habitualmente a los 10-14 días de la intervención.

El tiempo para volver al domicilio depende en parte de las circunstancias sociales de cada uno; las personas con escaleras en el domicilio o escaleras para acceder al mismo pueden requerir algo más de tiempo que aquellas que no presentan estas barreras. Las pacientes con ayuda de familiares o acompañantes tendrán un postoperatorio más cómodo.

La vuelta al trabajo se realiza normalmente a los tres meses, pero muchos pacientes, especialmente aquellos con una actividad sedentaria pueden volver antes. Se puede conducir habitualmente a partir de la octava semana, y la mayoría de las personas suben y bajan escaleras a la semana siguiente de la intervención.

El rehabilitador y el fisioterapeuta le ayudarán con la movilización de la rodilla y con la deambulación después de la intervención; puede ser necesario un tratamiento de rehabilitación ambulatorio durante algunas semanas si la rodilla estaba muy rígida antes de la cirugía.

Todas las intervenciones tienen sus riesgos y la sustitución protésica de la rodilla no es en esto diferente. Los riesgos deben ser comprendidos perfectamente por el paciente y sus familiares antes de ser intervenido. En la cirugía de sustitución de la rodilla se pueden presentar:

  • Problemas de orina, que pueden requerir sondaje vesical
  • Infección pulmonar
  • Parálisis del tránsito intestinal durante algunos días
  • Estreñimiento
  • Ulcera gastroduodenal
  • Nauseas y vómitos
  • Alteraciones del nivel de conciencia, confusión o delirio
  • Persistencia de dolor de la rodilla
  • Problemas con la cicatrización de la herida quirúrgica

Complicaciones de mayor importancia, pero también menos frecuentes, en la sustitución protésica de la rodilla son:

  • Trombosis venosa profunda y embolia pulmonar (formación de coágulos en las piernas y los pulmones)
  • Complicaciones cardiacas, infarto
  • Infección de la rodilla
  • Lesión vascular y nerviosa de la rodilla y la pierna intervenida
  • Fractura de la tibia o del fémur
  • Ausencia de mejoría sintomática e incluso aumento de la sintomatología dolorosa

¿Quién necesita una sustitución de la rodilla?

Aproximadamente el 2% de la población mayor de 55 años tiene lesiones artrósicas de la rodilla que pueden requerir un tratamiento quirúrgico.

Al cirujano ortopédico le interesará evaluar si en sus caso se puede beneficiar de un tratamiento quirúrgico. Son aspectos de interés para su cirujano:

La intensidad del dolor

  • ¿Le impide el dolor dormir por las noches?
  • ¿Ha intentado alguna forma de tratamiento más sencilla para sus síntomas?
  • ¿Cuanto tiempo puede caminar?
  • ¿Cuáles son sus expectativas en relación a la intervención?
  • ¿Está usted en condiciones de soportar el procedimiento anestésico y quirúrgico?
  • ¿Es usted demasiado joven para realizarse una sustitución protésica de la rodilla?

Si el dolor de su rodilla es moderado, lleva una actividad sin limitaciones especiales o no ha intentado medidas más sencillas como los analgésicos, las rodilleras, infiltraciones o los procedimientos artroscópicos (lavado articular artroscópico), no es un buen candidato para la sustitución protésica de la rodilla.

¿Qué otros tratamientos son útiles para la artrosis de la rodilla?

La rehabilitación puede ayudar en muchas ocasiones y sus efectos pueden mantenerse hasta un año. No se ha demostrado beneficio alguno con las técnicas de vendaje de la rodilla.

Rodilleras

Existen muchos tipos de rodilleras desde las elásticas y sencillas de bajo coste hasta algunas muy sofisticadas que pueden llegar a costar cientos de euros. No se ha demostrado que las rodilleras alteren la progresión de la artrosis. Sin embargo, algunos pacientes encuentran alivio con la utilización de rodilleras.

Antiinflamatorios y analgésicos

Se puede administrar la medicación en comprimidos, gel, supositorios e inyecciones, pero todas las formas de administración pueden tener efectos secundarios sobre el estomago.

Los analgésicos ayudan en el control de los dolores. Los comprimidos de condroitín sulfato (cartílago de tiburón) están disponibles en la farmacia, son seguros y probablemente tan efectivos como los antiinflamatorios.

Inyecciones articulares en la rodilla

Las inyecciones intraarticulares de esteroides puede aliviar los síntomas de la artrosis o artritis. Existen ciertos riesgos con estas inyecciones, como la infección de rodilla al pinchar con la aguja (1 caso de cada 50.000), y además existe un riesgo teórico de fomentar la aparición de cataratas y causar lesiones en el hueso por necrosis a causa de los corticoides.

Existen nuevos compuestos que se están infiltrando en la rodilla y que al parecer son útiles para aliviar los dolores de la artrosis. Se han estado utilizando moléculas como el ácido hialurónico desde hace algunos años. No existe un claro consenso sobre si estas inyecciones son más efectivas que los simples antiinflamatorios, pero su utilización está en aumento en Europa. En algunos ensayos sólo obtienen resultados discretamente mejores que el placebo como puede ser la inyección intraarticular de agua.

Cirugías para la artrosis de rodilla

Artroscopia, lavado articular y desbridamiento.

Muchos cirujanos ortopédicos le recomendarán una artroscopia de rodilla como tratamiento para la artrosis. Esta cirugía poco invasiva permite al cirujano ver el interior de la rodilla directamente y de este modo se puede planificar la necesidad de una sustitución protésica en un futuro más o menos lejano. En algunos estudios, el simple lavado de la rodilla con agua con sal utilizando una sencilla aguja ha sido tan efectiva como una artroscopia completa con menos molestias para el paciente. Sin embargo la artroscopia permite al cirujano comprobar y tratar lesiones del cartílago, extraer cuerpos libres de la articulación y limpiar la superficie del cartílago lesionado (desbridamiento). La artroscopia es efectiva para aliviar los síntomas, y el motivo por el cual muchos cirujanos realiza siempre una artroscopia a todos sus pacientes con artrosis. Pero no es un tratamiento útil en pacientes con artritis reumatoide, aquello con defectos de alineamiento de las extremidades inferiores (como rodillas en “><”) o pacientes con lesiones artrósicas muy severas.

La artroscopia se suele realizar como un procedimiento ambulatorio, siendo dado de alta del hospital en el mismo día de la intervención. La mayoría de las personas puede reiniciar un trabajo de poco esfuerzo a las 2 semanas, requiriendo los trabajadores de esfuerzos mayores de 4 a 6 semanas de baja.

Sin embargo, la artroscopia no es un procedimiento exento de riesgos, y no todo el mundo se beneficiará con la artroscopia. En general, entre un 50% a un 80% de los pacientes con artrosis que se someten a una artroscopia mejoran, con una disminución del dolor especialmente del dolor nocturno. Este alivio de la sintomatología suele durar aproximadamente un año pero puede ser mucho mayor. Los pacientes en los que se encuentran lesiones del cartílago que pueden tratarse durante la cirugía artroscópica suelen encontrar mejoría. Algunas personas con intenso dolor que se someten a una intervención artroscópica, no precisan una nueva cirugía.

Transplante de cartílago

El transplante de cartílago consiste en llevar parte del cartílago de la rodilla de zonas no dañadas a zonas en las que el cartílago está lesionado. En algunas ocasiones este cartílago se obtiene de donantes fallecidos. Ofrece otra posibilidad para el tratamiento de la artrosis, pero se encuentra en fases tempranas de utilización y los resultados a largo plazo pendientes de evaluación definitiva.

Osteotomía de la rodilla

Cuando la rodilla se encuentra arqueada hacia dentro (varo, en forma de “<>”) o hacia fuera (valgo, en forma de “><”), ésta se somete a una carga excesiva con el peso del cuerpo, lo cual puede dar lugar a una artrosis. Se puede plantear en estos casos un tratamiento quirúrgico encaminado a corregir esta deformidad de las piernas. Este tratamiento esta muy extendido en los países de Europa, donde se publican tasas de éxito de hasta un 80% a los 15 años. Como complicaciones se pueden presentar lesiones neurológicas, fracaso de los huesos para unirse y defectos de alineamiento de las piernas. La cirugía de sustitución protésica sobre estas rodillas intervenidas es algo más laboriosa.

Sin embargo, como se planteará más adelante, puede ser una cirugía adecuada en pacientes jóvenes, que pueden de esta forma ganar unos años hasta que se les pueda colocar una prótesis.

Si estas medidas anteriores no fueses útiles para el alivio de los síntomas de la rodilla artrósica, y la calidad de vida del paciente se ve afectada, se puede plantear el tratamiento quirúrgico.

Sustitución protésica de la rodilla

Con los materiales actuales y el perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas y la terapia antibiótica, la sustitución protésica de la rodilla es el mejor tratamiento actual para los estadíos avanzados de la artrosis de rodilla. Es un procedimiento quirúrgico que se realiza cada vez con más frecuencia. Existe aún un cierto recelo para realizar esta intervención en pacientes con menos de 60 años, ya que los resultados a más de 10 ó 15 años de la cirugía son todavía inciertos y algunos pacientes se quejan de dolor y perdida de función de la rodilla.

Por otro lado, aunque ha habido muchos estudios de supervivencia de bastantes implantes protésicos confirmando el éxito de la prótesis a largo plazo en pacientes de edad avanzada, el dolor y la función de la rodilla no se han analizado.

¿Qué prótesis de rodilla?

Los primeros diseños de prótesis de rodilla fueron similares a simples bisagras. Sin embargo, como las rodillas sufren un movimiento de rotación durante el movimiento de flexión, estos diseños fracasaron precozmente. La mayor parte de los diseños modernos de prótesis de rodilla sustituyen únicamente las superficies de la articulación y no tiene una bisagra; precisan la colaboración de los ligamentos de la rodilla para permanecer estables. En casos de lesión de los ligamentos, existen diseños de prótesis con componentes estabilizadores que realizan parte de la función de estos ligamentos.

El componente de plástico de la prótesis de rodilla se puede gastar con el tiempo; para disminuir este riesgo y permitir una movilidad completa de la rodilla, algunos diseños de prótesis de rodilla utilizan componentes de plástico que se pueden deslizar algo sobre una base metálica (prótesis de superficie de apoyo deslizante).

La mayoría de los diseños de hace más de 10 años se han visto superados por los nuevos y supuestamente mejores diseños actuales. No existen estudios de estas nuevas prótesis con resultados a más de 10 años de la cirugía.

Cemento

Los componentes de la prótesis de rodilla pueden ir unidos con cemento a los huesos de la rodilla o colocarse sin cemento (prótesis no cementadas). La mayoría de los cirujanos prefiere utilizar cemento para colocar los componentes del fémur y de la tibia de la prótesis porque parece causar menos problemas; algunos estudios han demostrado que la utilización de cemento en el componente de la tibia proporciona mejores resultados. En ocasiones los cirujanos utilizarán sólo cemento en el componente del fémur o de la tibia y otros cirujanos no utilizarán cemento en ningún caso.

La rótula

Es posible sustituir la parte articular de la rótula. Algunos cirujanos lo hacen de forma habitual, otros excepcionalmente, y otros en cambio sólo si la rótula se encuentra muy gastada.  Se considera, generalmente, que existe menos riesgo de tener dolor si se sustituye la superficie articular de la rótula por un componente protésico. Pero existen también riesgos con este procedimiento. Existe un riesgo de rotura de la rótula después de la cirugía, y el componente rotuliano puede también romperse o gastarse. Sólo hay unos cuantos estudios que evalúen la necesidad o no de sustituir la rótula, y no parece haber un consenso sobre los resultados finales con ninguna de las dos opciones. La sustitución de la rótula disminuye el riesgo de dolor de rodilla después de la intervención, pero a la vez aumenta el riesgo de someterse a una nueva intervención si el componente falla, se rompe o se desgasta; por otro lado si no se sustituye la rótula se puede incrementar el riesgo de tener que someterse a una nueva intervención por dolor de rodilla persistente.

Mantenimiento o sacrificio de ligamentos

La rodilla en condiciones normales se estabiliza por medio de músculos, tendones y ligamentos. Hay diseños de prótesis de rodilla que hacen necesario cortar algunos de estos ligamentos, mientras que otros se diseñan especialmente para permitir la función normal de estos ligamentos. No existe un consenso definitivo en lo que respecta a la necesidad o no de sacrificar, cortar estos ligamentos o mantenerlos.

 

Rodilla
Condiciones - Enfermedades   
Diagnóstico   
Opciones de tratamiento   
Sustitución protésica total de la articulación   
Prótesis de Rodilla   
Antes de la cirugía   
Después de la intervención   


Mapa
Contacto
Aviso Legal
Política de Privacidad
© Stryker, 2014